sábado. 01.10.2022
PRESUNTOS ABUSOS

El médico que atendió a una de las menores de edad se ratifica en que no hubo lesiones

José Bayón, médico de Urgencias que atendió a una de las menores que supuestamente sufrió abusos en el entorno del CEIP 'Ramón y Cajal' ha confirmado que no detectó lesiones en el reconocimiento a la menor. Sin embargo, ello no quiere decir que no hubiese penetración "con un palito o bastoncito". También han prestado declaración, para concluir la jornada matinal, tanto el director del colegio como la abuela de una de las menores.

El juicio por presuntos abusos sexuales a dos menores en el CEIP Ramón y Cajal ha quedado interrumpido hasta las 17.00 horas. Tras los testimonios de las madres de las menores, ha llegado el turno tanto para el médico que atendió a una de ellas como a la abuela y el director del centro.

 

De hecho, la abuela indicó que veía como la pequeña "cojeaba" cuando venía del colegio, y que en una ocasión llegó a encontrar rastros de sangre en la ropa interior de la niña, aunque posteriormente lavó la ropa. Indicó que la niña "siempre lloraba" cuando venía de clase de Gimnasia y confesó que fue ella quien advirtió a la madre de lo que estaba ocurriendo. Hablamos de la abuela de la primera menor, cuya hija se encontraba en Ciudad Real trabajando. Se ratificó, también, en que no había conexión WiFi en su casa en el momento de los hechos.

 

José Bayón. Médico

 

Luego tomó la palabra el médico que atendió a esta menor en el Hospital Universitario. José Bayón ni siquiera recordaba haber prestado testimonio, y señaló que "una vez fui al juzgado, pero no recuerdo para qué". El abogado defensor, Javier Cabillas, aclaró que era para declarar en las preliminares, y que el estaba presente. Entonces, el galeno dió por bueno lo dicho por el entonces: que no había encontrado lesiones y que la madre le había advertido lo que le había pasado. Interrogado después por el fiscal, señaló que "el hecho de que no haya lesiones no significa que no haya podido producirse" acceso con un bastoncillo o similar. En su primera declaración, el médico dijo que había "dos trasquilones" en el pelo. Algo que no es baladí, dado que supuestamente el agresor habia amenazado a las menores con cortarles el pelo si contaban algo.

Antonio Bravo. Director CEIP Ramón y Cajal.

 

El docente comenzó admitiendo que mostraba una gran preocupación, dados los precedentes de absentismo en el 'Ramón y Cajal' por las faltas de asistencia de los alumnos. Manejan un programa informático en el que se incluyen los justificantes oficiales y en otros las faltas de asistencia sin más, y recordó que una de las profesoras le dijo que la primera menor "faltaba mucho", aunque no acertó a recordar si antes o después de los hechos. Sobre la labor del profesor "profesionalmente, no tengo queja", y desveló que "tanto a la entrada como a la salida de clase, se notaba que estaba al frente, porque llevaba unos altavoces portátiles" para indicar ambos momentos con música.

 

Sin embargo, afirmó no conocer a uno de los testigos de descarga del acusado, del que dijo no había coincidido con el en los años que lleva ejerciendo la Dirección del Centro, en 2015. En cuanto a las tijeras e instalaciones del colegio, indicó que "las hay en algunos botiquines" y que estos se encuentran, en algunos casos en una habitación usada como almacén por parte de los profesores de Educación Física. En ese curso, se dio la circunstancia de que todos los profesores de la materia eran recien llegados al centro.

El médico que atendió a una de las menores de edad se ratifica en que no hubo lesiones
Comentarios