viernes. 01.03.2024

Vox ha interpelado en la sesión de control al Gobierno por las obras que se están desarrollando desde el pasado verano en el Parque de Santa Catalina, unas obras anunciadas en 2022 y que, sin embargo, no empezaban a ejecutarse hasta el pasado verano y que suponen el punto y seguido a unas actuaciones que a lo largo de los últimos años no han logrado que el prometido “vergel” se convierta en una realidad. Así, el portavoz de Vox, Juan Sergio Redondo, ha explicado que desde que se inauguró en 2015, “todas las noticias son de malas a pésimas, el prometido vergel es un secarral y a pesar del dinero invertido no hay nada”. Ya en 2017, ha recordado Redondo, el portavoz del Gobierno del momento reconocía que “no se había prestado suficiente atención a este asunto”, anunciando ya entonces la elaboración de un informe sobre las causas del mal estado de la zona. La obra, pese a ello, no se iniciaba hasta seis años después y desde Vox dudan que de la misma “broten buenos resultados”.

Y es que para esta formación “la actuación del Gobierno de la Ciudad desde hace 20 años en esa zona es desastrosa y va a seguir siéndolo durante mucho mas tiempo”. Los motivos, ha continuado su portavoz, pasan por el hecho de que no se tuvieron en cuenta la situación del subsuelo o las malas condiciones ambientales, ante lo que ahora se vuelven a invertir 4'5 millones de euros (si no más, han explicado) con la misma promesa de los últimos años.

A esta situación, desde Vox, han sumado la situación actual de la obra, su mala señalización y la falta de iluminación, que provoca que se den situaciones de inseguridad en la zona, además de las dudas que genera de cara a la celebración de la Cuna de la Legión, que atraviesa el Parque, y para la que queda apenas un mes, señalando que “los deportistas ni siquiera pueden entrenar en este espacio”.

El encargado de dar respuesta ha sido el consejero de Fomento y Medio Ambiente, que no ha ofrecido novedades respecto al estado de la obra, recordando el recorrido de la misma y admitiendo que el encargo a TRAGSA se realizó justo antes de terminar la legislatura (a pesar de estar aprobado por el Consejo de Gobierno un año antes). Una obra en la que se realizarán aportaciones de suelo, se han tomado medidas para evitar los daños que producía la descarga de aguas y reforzado taludes, y que se espera que esté finalizada para noviembre de 2023. A partir de ahí, el encargo incluye, además, dos años de mantenimiento y cuidado de los elementos del Parque, indicando el informe inicial de TRAGSA que es viable que las especies, escogidas específicamente, permitan el arraigo de la vegetación.

Respecto a la inseguridad de los deportistas, Ramírez ha insistido en que la obra está perfectamente señalizado y el paso prohibido, mientras que ha asegurado que, pese al estado actual, los caminos estarán listos de cara a la Cuna de la Legión.

Una respuesta que no ha convencido a Vox que considera el actual proyecto “calcado al original” y ha animado al Gobierno a repensar el futuro de la zona, pues están convencidos de que esta nueva rehabilitación tampoco va a ofrecer resultados y “en unos años” se tendrá que volver a debatir su futuro.

 

La “actuación desastrosa” en Santa Catalina: 20 años prometiendo un “vergel” que no llega