lunes. 04.03.2024

El letrado, Javier Cabillas, que se hizo cargo de la defensa del médico y político, Javier Guerrero, en sustitución de Manuel Martínez Selva que intervino en el momento de su detención domiciliaria el pasado 11 de enero, presentó en la jornada de ayer, jueves 23 de febrero, el Recurso de Reforma ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de los de Ceuta que sigue esta causa, solicitando la libertad de su defendido. Una actuación que se produce después de estudiar a fondo el procedimiento judicial que se sigue contra él y tras renunciar hace semanas al que en su momento presentó ante la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta, su antecesor.

En conversación mantenida con el letrado Javier Cabillas, este medio ha podido conocer los argumentos que esgrime para la solicitud de libertad que ha planteado y que fundamental se basan en la imposibilidad de que haya riesgo de huida: su arraigo en la ciudad donde tanto su trabajo profesional como su residencia habitual a nivel familiar están contrastadas, la imposibilidad de destrucción de pruebas o alteración de las mismas, por cuanto los investigadores requisaron todo el material de equipos informáticos en su propia vivienda y en sus lugares de trabajo, así como los teléfonos móviles que utilizaba, y la imposibilidad de conectar con menores, ya que entre las medidas cautelares que plantea su defensa está que se garantiza esta cuestión con una orden de alejamiento, además de un localizador telemático o, incluso, que se vea obligado a personarse en el Juzgado en los períodos que se le determine para garantizar su presencia física y localización en Ceuta.

Javier Cabillas es consciente que la imposición de una fianza sería otro de los requisitos planteados que conlleva una medida garantista en este procedimiento, en el que habrán de pronunciarse sobre el aludido Recurso de Reforma no sólo el juez instructor y la fiscalía, sino la Ciudad Autónoma de Ceuta, como acusación particular, al ser responsable de la tutela de los menores y, en este caso, cabría considerar que no se opondría a la puesta en libertad de Javier Guerrero a la espera de juicio, con las medidas cautelares planteadas por su defensa, dado que siempre se ha venido diciendo, en este caso, que no se trataba de un juicio o procedimiento de carácter político, dado que Javier Guerrero nunca ocultó que era su decisión presentarse como candidato a encabezar la formación política localista Ceuta Avanza en las próximas elecciones del 28 de mayo. Y a día de hoy, es su firme decisión concurrir a estos comicios para los que ha contado con un reconocimiento ciudadano que se ha mostrado en redes sociales con el convencimiento en la presunción de inocencia del médico y político.

Si la Ciudad Autónoma, con las fórmulas garantista de cautelas contra Guerrero se opusiera a su libertad, se podría interpretar como el argumento utilizado para deshacerse de un contrincante político incómodo, aún cuando no le impediría optar a estos comicios de mayo por ser su encarcelamiento preventivo y no existir sentencia firme, medida de prisión que a nivel jurídico se estima como extrema, cuando en nuestro ordenamiento jurídico siempre hay que contemplar la presunción de inocencia.

El abogado de Guerrero presenta el recurso que pide su libertad