viernes. 19.07.2024

"Vamos a hablar de nuevo de patrimonio": así, con un tono más irónico que práctico, abría Juan Sergio Redondo el debate que VOX ha llevado este 30 de abril a la Asamblea en un intento por exponer la "lamentable situación" en la que se encuentra el Pabellón de Las Heras, ese mismo que aspiraba a hacer las veces de casa cuartel de la Benemérita.

Según decía Redondo, la infraestructura "cuenta con un nivel 2 de protección patrimonial". A pesar de ello, la misma "se encuentra en estado de ruina". Tan es así que, el pasado 14 de abril, se produjo el que, de momento, ha sido su último derrumbe, de ahí que Juan Sergio tiene claro que la edificación "se ha dejado morir".

 

Desde VOX, tienen la "sospecha" de que la Administración está buscando "su demolición". El Gobierno local anunció hace años que intervendría para rehabilitar el inmueble "de manera subsidiaria" ante la aparente pasividad del Ministerio del Interior, quien, a día de hoy, ostenta su titularidad. No en balde, hasta la fecha, "no se ha hecho absolutamente nada" (palabras de Redondo).

A efectos prácticos, el líder ultraderechista cree que la coyuntura "supone una pérdida de patrimonio de todos los ceutíes", circunstancia de la que culpa directamente al Gabinete de Juan Vivas por considerar que este ha incurrido en "una dejación de funciones". Siendo la tesitura actual la propia de un estancamiento, Redondo ha preguntado al Ejecutivo por "los pasos que ha dado la Ciudad desde el anuncio de rehabilitación". Por eso y por el futuro: "¿Qué van a hacer para conservar el inmueble".

Del lado del Ayuntamiento, el encargado de recoger el guante ha sido Alejandro Ramírez. El consejero de Fomento, Medio Ambiente y Servicios Urbanos ha desvelado que, efectivamente, "la Ciudad tiene el deber de velar por la conservación del patrimonio histórico". Sin embargo, en lo que toca a Las Heras, el área competente se ha limitado a hacer "lo que establece la norma". Un matiz: se halla "en un estado impracticable", mas no "de ruina".

Contaba Ramírez que, "en enero de 2022", la Administración local instó a Interior a iniciar las obras de rehabilitación. Al mes, la parcela que encabeza Fernando Grande-Marlaska presentó "una serie de alegaciones", alegaciones que Vivas y los suyos aceptaron previa remisión a Madrid de un documento de "medidas cautelares". Dado lo dilatado del procedimiento, ambos actores resolvieron "construir un muro en la zona anexa" para, entretanto, prevenir a los viandantes de "posibles derrumbes".

Meses después de establecerse el primer contacto institucional, el Ministerio pidió a la Ciudad que asumiese la ejecución del proyecto subsidiariamente, algo que Fomento puede hacer "hasta cierto punto". "Básicamente, nos pidieron que ejecutásemos nosotros el proyecto de casa cuartel de la Guardia Civil", revelaba Ramírez. "Es una barbaridad", apostillaba.

El segundo de a bordo del Ejecutivo de Vivas sostiene que "lo normal es que sea el Ministerio el que haga esa obra de gran envergadura", pues su presupuesto asciende "prácticamente a un millón de euros". Bien es cierto que la Ciudad puede "iniciar un expediente sancionador" en caso de que Madrid se negara, pero no es el escenario deseado. El motivo es bien simple: el gasto sería también "bastante excesivo".

Redondo no tiene ninguna duda de que, "a Interior, no le preocupa el futuro del Pabellón de Las Heras". "Entiendo que tendrán cosas más importantes que hacer", ironizaba. El portavoz parlamentario de VOX, que dice ser "conocedor de cómo se conserva el patrimonio", ve "imposible" que la infraestructura que nos ocupa pueda llegar a ser rehabilitada a la vista, precisamente, de su estado, deslizando que, quizá, esta "estorba".

En medio de un debate que parecía no llegar a ningún lado, Ramírez volvía a hacer uso de la palabra para aclarar que, "según la ley, la Ciudad no puede acometer ahora mismo ningún tipo de actuación en Las Heras". "No es propiedad nuestra", sintetizaba el consejero, que concluía con un tajante "no podemos invertir ni un solo euro".

El Gobierno se lava las manos con el Pabellón de Las Heras: "No podemos invertir ni un...