lunes. 15.04.2024

El juzgado de primera instancia e instrucción número dos de nuestra ciudad ha decidido reabrir el caso contra personal del área de menores por coacciones leves. Se trata del procedimiento iniciado tras la denuncia de un menor en la que señalaba que personal del centro de La Esperanza, entre ellos el director del mismo, habían realizado presiones para que menores del centro declararan en contra del que fuera consejero de Sanidad, y actual líder de Ceuta Avanza, Javier Guerrero. Como saben, el propio juzgado establecía el sobreseimiento provisional de la causa señalando, literalmente, que “no queda debidamente justificada la perpetración del delito que ha dado motivo a la formación de la causa”.

Fuentes cercanas al caso han señalado a Ceuta Televisión que la magistrada ha tomado esta decisión después de que se presentaran alegaciones por parte de los abogados de Javier Guerrero, tras el sobreseimiento provisional, quienes solicitaban su personación en la causa, así como el testimonio de tres personas que, pese a ser nombradas por el denunciante de las presuntas coacciones, no habían sido llamadas a declarar.

La representación legal de Javier Guerrero, además, ha expuesto ante la juez encargada de la instrucción del caso la necesidad de investigar la filtración del auto de archivo de la causa, así como algunos de sus extremos, a los medios de comunicación. Bajo su punto de vista se ha producido una vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva. Y es que, precisamente respecto a la filtración del auto de archivo, las fuentes anteriormente referidas, han señalado que se produjo sin que el propio denunciante tuviera conocimiento de dicho auto.

Como saben, los hechos en relación con esta causa saltaban a la luz pública a finales del pasado mes de septiembre, cuando el propio Javier Guerrero denunciaba ante los medios de comunicación, a las puertas de la Jefatura Superior de la Policía Nacional, la existencia de esas presuntas coacciones contra algunos menores para que señalaran supuestos comportamientos inapropiados de su parte. Guerrero señalaba en aquellos días que denunciaba la cuestión con el fin de poner sobre la mesa “una persecución a la que llevo tiempo sometido y que necesito zanjar de manera legal porque no me han dado otra opción”.

Reabierto el caso contra personal del área de menores por coacciones leves