martes. 23.07.2024

Los servicios jurídicos de la asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (JUCIL) han presentado una denuncia ante los juzgados por las amenazas que ha recibido un guardia civil tras una operación en la que se decomisaron 3.000 kilogramos de hachís dentro de un vehículo escondidos entre restos animales.

La operación se llevó a cabo tras la investigación llevada a cabo por los guardias civiles y que dio como resultado la localización de este importante alijo. Según las informaciones de varios medios de comunicación, esta droga era manejada por una importante red mafiosa.

Un automóvil quemado en Ceuta

Los servicios jurídicos de JUCIL, en la denuncia presentada ante los juzgados, recuerdan que después de estos hechos comenzaron a incluirse en Facebook comentarios por parte de un usuario en los que se señalaba directamente al guardia civil, se le acusaba de haber sido el autor del chivatazo que facilitó la operación antidroga y en los que, además se amenaza con lo que pueda ocurrir en el futuro.

La denuncia agrega que resulta evidente que el usuario de esta red social conoce al guardia civil al que amenaza, ya que da detalles concretos del mismo. El temor ante estas amenazas tiene sentido porque, días después de la operación antidroga fue quemado el coche de un guardia civil en el barrio de San José del Valle, en Ceuta.

Búsqueda del autor de los mensajes amenazantes

Los servicios jurídicos de JUCIL, en este caso puestos a disposición de uno de los asociados, han solicitado al juzgado que se ordene a la Policía Nacional, en este caso a su Unidad Tecnológica y también a la misma unidad de la Guardia Civil que se localice al usuario de esta red social autor de las amenazas y de esta manera comprobar la identidad de la persona contra la que se dirige esta denuncia.

JUCIL denuncia las amenazas que sufre un Guardia Civil de Ceuta tras decomisar 3.000...