lunes. 22.04.2024

Nunca llueve a gusto de todos, pero siempre es necesario que llueva. Esta frase, lugar común de las conversaciones de miles de personas durante las últimas jornadas en nuestro país, viene sin embargo que ni pintada para introducir esta información. Y es que mientras las ilusiones de centenares de cofrades ceutíes de poner a sus titulares en la calle -una parte más, no la totalidad, de la Semana Santa- se hacían añicos, el campo y los pantanos agradecerán estas precipitaciones caídas sobre la Ciudad Autónoma en las últimas jornadas.

La última vez que les ofrecimos una información sobre el caudal acumulado tanto en el Renegado como en el Infierno fue el pasado 13 de marzo. Han pasado 18 días, por tanto, desde aquella jornada en que los datos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir apuntaban a que teníamos acuulados 1.239.000 hm2 en los dos embalses de Ceuta. En el Renegado, entonces teníamos 867.000 hm2 y en el Infierno, 372.000.

Ni veinte días después, la ocupación se ha disparado. Ha aumentado en cinco puntos: del 53% al 58'42% con el que, según las mismas fuentes, amanecemos este lunes. Por partes: el Renegado tiene 955.000 hm2 del 1.645.000 de capacidad total, lo que equivale al 58'07%. En porcentajes, la mejor parte se experimenta en el Infierno, que tiene en estos momentos ocupado el 67'74%. Sonn 406.000 de los 599.000 hm2.

Es, quizá, lo más reconfortante de haber tenido una Semana Santa limitada a la Estación de Penitencia de las distintas hermandades en el interior de los templos y casas de Hermandad, excepción hecha del  miércoles y jueves santo. Nunca llueve a gusto de todos, es cierto; pero a todos nos beneficia la lluvia y nos interesa que los pantanos estén al máximo de su capacidad, pese a que el suministro diario lo garantice la planta desaladora. Y en ese sentido, podemos augurar un segundo trimestre plácido en cuanto a la acumulación de agua en los embalses de Ceuta.

Los pantanos disparan su caudal tras las últimas precipitaciones