viernes. 23.02.2024

En menos de 24 horas, el Congreso de los Diputados y el Senado se reúnen en sesiones conjuntas para celebrar un juramento de la Constitución histórico, el de la Princesa de Asturias, Leonor de Borbón Ortiz, que en el día su 18 cumpleaños comparece ante las Cortes para cumplir con la tradición, como ya lo hiciera su padre hace casi 38 años, el 30 de enero de 1986. Las Cámaras legislativas, como representación de la soberanía popular, asumen así un papel central tanto en el acceso al trono de los jefe de Estado, que debe ser proclamado ante las Cortes Generales, como en el juramento de los herederos al cumplir la mayoría de edad, acto que tendrá lugar este martes.

Un acto que recoge la propia Constitución en su artículo 61, en el que establece que al alcanzar la mayoría de edad, el Príncipe heredero prestará juramento ante las Cortes Generales de “desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las comunidades autónomas y fidelidad al Rey”.

Como les decíamos, el 30 de enero de 1986, Su Majestad el Rey, entonces Príncipe de Asturias, juró ante las Cortes Generales de la II Legislatura, en una sesión ceremonial de trascendencia constitucional que este 31 de octubre de 2023 protagonizará su hija, Su Alteza Real la Princesa de Asturias, Doña Leonor, en su 18 cumpleaños.

El juramento ante las Cortes Generales responde a un ceremonial organizado en torno a la jura sobre la Constitución en el estrado situado en la Presidencia del Hemiciclo, pero que pasa por otros momentos que incluyen los honores militares, entrega de medallas del Congreso y el Senado, firma en el Libro de Honor, saludo a autoridades e invitados y desfile militar frente a la fachada principal del Palacio.

Un acto en el que, como no podía ser de otra manera, habrá representación ceutí. Presentes estarán los parlamentarios de la Ciudad, el diputado en el Congreso, Javier Celaya, y los dos senadores, Cristina Díaz y Abdelhakim Abdeselam, y no faltará a la cita el presidente de la Ciudad, Juan Vivas.

Medallas y Libro de Honor

Tomado el juramento por las Cortes Generales, la presidenta del Congreso levantará la sesión, y acompañará a Sus Majestades los Reyes, Sus Altezas Reales y las autoridades del Estado al Escritorio, en el que los presidentes de ambas Cámaras impondrán a la Heredera a la Corona las medallas del Congreso de los Diputados y del Senado.

La Medalla del Congreso de los Diputados, que también tiene Su Majestad el Rey, está fabricada en plata de ley, decorada con baño de oro fino y esmaltes a fuego, con reverso grabado y gripes en oro. Se presenta con cordón de canutillo y en un estuche de imitación de piel.

En el Salón de Ministros, Su Alteza Real la Princesa de Asturias firmará en el libro de Honor del Congreso, que con motivo de esta ceremonia de juramento inaugurará su segunda edición. Esta obra artesanal ha sido encargado a un taller de encuadernación fundado en Cádiz en 1945 por la familia Galván, el mismo que encuadernó en su día el primer ejemplar de la Cámara, estrenado por el jefe del Estado en 1998, coincidiendo con el 20º aniversario de la Constitución Española, y en el que hasta hoy ha firmado una treintena de jefes de Estado, entre otras personalidades que han visitado el Congreso.

Saludo a los invitados y desfile frente al Palacio

La ceremonia en el interior del Palacio se cerrará en el Salón de los Pasos Perdidos, con el saludo a todos los invitados al acto: vicepresidentes y ministros en funciones, decano del Cuerpo Diplomático, presidentes de las comunidades autónomas, entre ellos el propio Juan Vivas, expresidentes del Gobierno, jefe de la oposición, portavoces parlamentarios, ponentes de la Constitución, expresidentes de ambas cámaras, alcalde de Madrid, presidenta del Consejo de Estado, presidenta del Tribunal de Cuentas, Fiscal General del Estado, Defensor del Pueblo, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, jefes de Estado Mayor, delegado del Gobierno de Madrid, diputados, como Javier Celaya, y senadores, como Díaz y Celaya, y al resto de invitados.

Menos de 24 horas para un juramento de la Constitución histórico