jueves. 30.05.2024
BIBLIOTECA

Miguel Ángel Blanco ya da nombre a la Biblioteca de El Morro

La Biblioteca de El Morro ya tiene 'nombre propio'. Se trata, siguiendo el acuerdo plenario de hace unos meses, del concejal del Partido Popular en Ermua (Vizcaya) Miguel Ángel Blanco Garrido. Fuentes de la Ciudad Autónoma de Ceuta ya han notificado esta circunstancia a la hermana del edil asesinado, María del Mar, y no se descarta contar con su presencia para inaugurar el centro.
Biblioteca 'Miguel Ángel Blanco' /Archivo
El nombre de Miguel Ángel Blanco ya luce en la Biblioteca de El Morro / Juanjo Coronado

En 1997, la actual Biblioteca de El Morro era la sede de la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Ahí había 'desembarcado' el Centro Asociado apenas unos años después de que ese inmueble ubicado frente a la actual Federación de Fútbol dejase de ser propiedad de la Sociedad Deportiva Unión África Ceutí. En aquel año, una noticia heló a España entera: un anónimo concejal de un pueblo prácticamente desconocido había sido secuestrado en un intercambiador de trenes, cuando se dirigía a la empresa en la que se ganaba la vida como contable. ETA dió 48 horas al Gobierno de España para cumplir unas condiciones draconiananas antes de cumplir su amenaza: asesinar, a sangre fría, a aquel concejal . Se llamaba Miguel Ángel Blanco Garrido.

Casi 26 años después de que la banda perpetrase no su único crimen, pero por su crueldad acaso el más simbólico, el nombre de aquel edil municipal da su nombre al edificio. Ya es la Biblioteca "Miguel Ángel Blanco", en cumplimiento de un acuerdo plenario adoptado por la Asamblea el pasado año. Entonces, la Fundación que recuerda la figura del ex concejal remitió un escrito a aquellas capitales en las que no había ninguna vía o calle que recordase a Blanco. El objetivo: que no solo Miguel Ángel Blanco, sino todas las víctimas del terrorismo permanezcan en el recuerdo.

Se da la circunstancia, además, de que la Biblioteca Miguel Ángel Blanco se ubica a escasos doscientos metros de  la Plaza Víctimas del Terrorismo, que comparten el Estadio Alfonso Murube, la Guardia Civil y la Residencia Nuestra Señora de África. Blanco no es la única víctima del terrorismo con calle en Ceuta: los policías nacionales Francisco Pascual Andreu (Avenida de Lisboa) y Mohamed Ahmed Abderrahaman (Bermudo Soriano) también son recordados con una calle en la ciudad en las que ambos nacieron y de la que ambos partieron para ser asesinados por  la banda terrorista. También Javier Sahuquillo, ceutí que fue víctima de una matanza icónica en los años de la Transición - la del despacho laboralista de Atocha- tiene una calle con su nombre. En este caso, en Juan XXIII.

De hecho, la rotulación de esta Biblioteca ya ha sido comunicada a la Fundación. Desde la Ciudad Autónoma se confirma a Ceuta Televisión que ha habido contactos con María del Mar, su hermana. No se ha programado inauguración alguna ante la convocatoria de las Elecciones Autonómicas, pero no se descarta que para dentro de unos meses la presidenta de la Fundación, que se convirtió en un ejemplo de entereza y coraje en aquel triste verano de 1997, pueda venir a Ceuta a inaugurar la biblioteca que recuerda a quien pagó con su vida, simplemente, tener unos ideales.

Miguel Ángel Blanco ya da nombre a la Biblioteca de El Morro