martes. 16.07.2024
TRANSICIÓN DIGITAL

¿Desaparece el dinero en España?

Con el aumento de los pagos digitales y el uso de tarjetas de crédito, cada vez más personas se preguntan si el dinero en efectivo desaparecerá por completo en un futuro cercano. Aunque los avances tecnológicos han permitido una amplia variedad de opciones de pago, el efectivo sigue siendo el medio más utilizado en España. Expertos prevén su desaparición antes de 2030, pero existen factores culturales y de accesibilidad que podrían prolongar su existencia. Otros países, como Suecia, ya están experimentando una transición hacia una economía sin efectivo, mientras que España se mantiene reticente a abandonar esta forma tradicional de pago.

Dinero / Archivo
Dinero / Archivo

El mundo digital avanza a pasos agigantados, y con él, los métodos de pago también evolucionan hacia una mayor digitalización. En la actualidad, es común ver a personas pagar con el móvil, realizar transacciones mediante Bizum o recurrir a tarjetas de crédito para pagar sus compras. Esta creciente tendencia hacia los pagos digitales ha llevado a cuestionar si el dinero en efectivo desaparecerá por completo en el futuro.

En los últimos años, los avances tecnológicos han diversificado las opciones de pago, brindando mayor comodidad y rapidez a los consumidores. Aunque el dinero en efectivo aún se utiliza en el día a día, cada vez es menos habitual, especialmente en las ciudades europeas donde ha disminuido significativamente su uso. No obstante, ¿cuándo llegará el momento del adiós definitivo al dinero en metálico?

Según los expertos, así como empresas españolas, el dinero en efectivo podría desaparecer antes de 2030. Esto se debe a la marcada reducción en el uso de efectivo para realizar compras en tiendas físicas, que ha disminuido en casi un 20% entre 2019 y finales de 2022. A pesar de esta tendencia, es probable que el proceso de eliminación del efectivo sea más lento de lo esperado inicialmente.

A finales de 2022, un estudio mostró que el dinero en efectivo seguía siendo el medio de pago más utilizado en España para compras en tiendas físicas, representando el 66% de las transacciones. Aunque este porcentaje ha disminuido desde 2019, cuando era del 83%, todavía hay una fuerte dependencia al dinero en metálico en comparación con otros métodos de pago como el pago móvil o con tarjetas.

La llegada de la pandemia del Covid-19 aceleró el proceso de reducción del uso de efectivo, incluso más rápido de lo previsto. En Europa, en 2022, solo el 59% de las compras en tiendas físicas se realizaban en efectivo, mientras que en 2019 era del 72%. Esto indica una mayor dependencia al dinero en metálico en nuestro país en comparación con otros países europeos.

La eliminación del efectivo no está exenta de inconvenientes. Entre ellos, se encuentra la exclusión financiera, ya que no todas las personas tienen acceso a servicios bancarios o tarjetas de crédito, lo que dificultaría aún más su inclusión financiera. Además, el uso del efectivo ofrece un cierto grado de privacidad, ya que las transacciones no quedan registradas en ningún sistema, mientras que las transacciones electrónicas quedarían registradas electrónicamente.

La ciberdelincuencia y los fallos técnicos son otras preocupaciones asociadas con la eliminación del efectivo. Los ciberataques podrían volverse más comunes y el acceso a cuentas electrónicas podría estar en riesgo. Asimismo, cualquier fallo técnico en los sistemas informáticos podría impedir que las personas accedan a su dinero.

En España, desde finales de 2021, el límite para pagar en efectivo se redujo de 2.500 euros a 1.000 euros, con el objetivo de evitar una economía sumergida. Esto ha llevado a que los pagos electrónicos sean la opción preferida para grandes transacciones, como PayPal o transferencias bancarias.

El futuro del dinero en efectivo en España es incierto, ya que factores culturales, generacionales y tradicionales influyen en su uso. Aunque cada vez más personas se adaptan a los métodos de pago digitales, todavía existen zonas rurales y sectores de la población que se resisten a abandonar el efectivo. La digitalización de los métodos de pago puede resultar compleja para ciertas personas, especialmente para aquellos que no tienen acceso a dispositivos móviles o carecen de conocimientos tecnológicos.

Mientras algunos países, como Suecia, Noruega, Dinamarca, Países Bajos, Canadá, Australia, China, Japón y Corea del Sur, están avanzando hacia una economía sin efectivo, España muestra cierta resistencia a esta transformación. Aunque los pagos digitales y las tarjetas de crédito ganan terreno, el efectivo aún prevalece en muchos aspectos de la vida cotidiana.

La Unión Europea, consciente de la importancia de garantizar el acceso al dinero en efectivo, ha puesto en marcha el Eurosystem Cash 2030 Strategy, con el objetivo de ofrecer libertad a los ciudadanos para elegir cómo pagar y asegurar que el efectivo siga siendo aceptado como medio de pago.

El futuro del dinero en efectivo en España y en el resto del mundo dependerá en gran medida de cómo evolucionen los hábitos de consumo y de cómo se aborden los desafíos y beneficios que conlleva la transición hacia una sociedad cada vez más digitalizada.

Países están retirando el dinero en efectivo

Aunque el efectivo sigue siendo una forma común de pago en la mayoría de los países, hay algunos lugares en el mundo donde ya ha desaparecido por completo. Estos países han llevado a cabo una transición exitosa hacia una sociedad sin dinero en efectivo, donde los pagos electrónicos y las transacciones digitales son la norma. A continuación, mencionamos algunos de estos países:

1. Suecia: Suecia es uno de los países más avanzados en la eliminación del efectivo. Desde el año 2011 hasta 2020, han reducido el uso de efectivo del 39% al 9%. Más del 90% de las compras en pequeños comercios se realizan a través de pagos digitales, y algunas sucursales bancarias ya no aceptan dinero en efectivo. Suecia ha creado su propia moneda digital, la eKrona, y se espera que se conviertan en una economía 100% digital para marzo de 2023.

2. Dinamarca: Dinamarca también ha impulsado una transición hacia una sociedad anti-cash. Gran parte de los comercios y restaurantes ya no aceptan efectivo, y el objetivo del Gobierno danés es eliminar completamente el dinero en efectivo para el año 2030.

3. Países Bajos: En Países Bajos, el pago con tarjeta es el favorito para más del 70% de la población, y los pagos a través del móvil han aumentado en más de un 30% en comparación con años anteriores. Los bancos en Países Bajos ven esta medida como positiva, ya que les permite ahorrar en infraestructuras al reducir el número de oficinas y cajeros.

4. Canadá: Canadá es otro país que está avanzando rápidamente hacia la eliminación del efectivo. Se prevé que eliminen el uso del efectivo en los próximos años, y los canadienses consideran que esto ayudaría a reducir la corrupción.

5. Australia: Según algunos estudios, en Australia solo se usarán billetes en efectivo en aproximadamente el 2% de todas las transacciones en 2025, lo que muestra una fuerte tendencia hacia los pagos digitales.

6. China: Con más de 1 millón de usuarios en las plataformas de pago Alipay y WeChat Pay, China ha experimentado un rápido declive en el uso de dinero en efectivo. En las grandes ciudades, pagar con efectivo es complicado, y muchos comercios ya no ofrecen esta opción.

7. Japón: Japón también está impulsando una economía digital, con el objetivo de aumentar gradualmente los pagos digitales y eliminar el uso de efectivo para el año 2025.

8. Corea del Sur: El gobierno de Corea del Sur está ofreciendo a los ciudadanos tarjetas y sistemas de pago alternativos para impulsar los pagos digitales y avanzar hacia una sociedad sin efectivo.

Estos países son un ejemplo del cambio hacia una sociedad cada vez más digitalizada y sin efectivo. Sin embargo, es importante destacar que cada país tiene su propia realidad y sus propias circunstancias, lo que significa que el proceso de eliminación del efectivo puede variar en cada caso.

¿Desaparece el dinero en España?