sábado. 26.11.2022
EN VÍDEO

Miguel Ángel Ríos: “el que quiere delinquir, acaba haciéndolo, haya o no pandemia”

El año 2020 está llegando a su fin y llega la hora de hacer balance. Un balance que en la gran mayoría de los aspectos de la vida de nuestra ciudad está marcado por la pandemia del coronavirus y por sus consecuencias. Unas consecuencias que viven, en primera persona, sectores encargados de velar por la seguridad de todos, como por ejemplo los Bomberos. Con el jefe accidental del SEIS, Miguel Ángel Ríos, hacemos balance de un año que lo ha cambiado todo, aunque algunas cosas, por desgracia, se mantienen intactas, como los actos vandálicos, que este año han supuesto cerca de 400 intervenciones.

No hay duda de que este año ha sido diferente a lo esperado, cuando se iniciaba 2020 se planteaban unos objetivos ¿se han podido cumplir o la pandemia ha arrasado con todo?

 

La palabra es arrasado... sí, podemos decir que es lo que ha ocurrido. No se ha podido hacer nada de lo que se tenía previsto, especialmente en el ámbito formativo interno. Teníamos previsto hacer cursos de formación con personal de traemos o bomberos que participan en cursos de fuera de la ciudad, que ha tenido que cancelarse por razones obvias, el tradicional programa educativo de la campaña escolar tampoco ha podido desarrollarse, no hemos podido impartir ningún tipo de charla ni realizar ningún tipo de actividad por una cuestión básica, la necesidad de mantener los grupos de convivencia. Así que sí, ha supuesto un cambio bastante importante. Un cambio incluso en nuestras prácticas semanales que se han visto reducidas en la mayoría de las ocasiones a sus partes teóricas, con la parte práctica muy reducida y con todas las precauciones para evitar los contagios.

 

Cómo decimos, la pandemia del coronavirus arrasaba con todo pero vosotros, como servicio esencial, teníais que seguir en la calle durante los peores momentos, en momentos especialmente duros como el primer Estado de Alarma, cuando la mayor parte de los ceutíes permanecían confinados en sus casos ¿cómo fue vuestro trabajo durante esos meses?

 

Nosotros, sobretodo, lo que hemos tratado ha sido de mantenernos intactos durante toda la pandemia. Hemos participado puntualmente en algunos servicios, cuando se salían del ámbito sanitario o del ámbito policial y era necesaria nuestra intervención, entonces sí que participábamos. Es cierto que no ha sido un gran numero de servicios, pero, insisto, nuestra principal preocupación era mantener a este servicio intacto (somos el único servicio de bomberos en Ceuta) y, durante la fase más crítica de la primera ola, lo conseguimos.

 

Pese a esas medidas de seguridad, les pudimos ver durante aquellos días tan complicados participando en algunos actos muy emotivos, animando a los ceutíes, como a un pequeño precisamente vecino del Parque de Bomberos

 

Sí, han sido acciones puntuales, se trataba de animar a personas muy concretas, que estaban pasando un mal momento, y desde nuestro punto de vista correspondía hacerlo.

 

Volviendo ya a la labor propiamente del Servicio de Extinción de Incendios, a pesar de todas las limitaciones, de las restricciones y del toque de queda, ¿os seguís encontrando con los mismos problemas, especialmente con los actos vandálicos de quema de vehículos y contenedores?

 

Es la tónica desde hace 10 o 15 años, estamos sufriendo verdaderas oleadas de incendios de contenedores y de zonas de acumulación de basuras. De hecho, en lo que va de año hemos tenido 238 intervenciones con este tipo de mobiliario urbano incendiado, rara es la noche que no se sale. Especialmente preocupante es lo que afecta a los bienes y a las personas, como la quema de vehículos, que llevamos 134 en lo que va de año... no tengo los datos nacionales, pero estoy seguro de que estamos a la cabeza en el número de vehículos quemados en el conjunto del país. Son circunstancias que te hacen pensar que el que quiere delinquir, acaba haciéndolo, haya o no pandemia. Es por ello que me gustaría incidir en que aquellos ciudadanos que vean este tipo de cosas no duden en denunciarlo

 

¿Qué pueden hacer los testigos de estos actos?

 

Claramente es un trabajo policial, hay que denunciar ante la Policía para que se puedan tomar las acciones oportunas.

 

Cuando los incendios se producen en una vivienda, la posible presencia de personas y los daños que pueden causar convierten su trabajo en una carrera contra el reloj ¿le preocupan especialmente?

 

A mi más que un incendio en vivienda, que evidentemente me preocupa, me preocupa mucho más no poder llegar a un incendio en vivienda porque se haya trasladado personal a otro tipo de actuación, una falsa alarma, una falsa llamada, un acto vandálico... porque ese es uno de los problemas que acarrean los actos vandálicos: nuestro retraso en la intervención, porque requiere acompañamiento policial, porque no siempre ese acompañamiento esta disponible ya que está en otras tareas, y este tiempo de intervención es vital.

 

Me preocupa mucho que, cualquier día, vamos a tener una intervención pasado el incendio de un contenedor, que el contenedor incendiado no nos permita pasar, que nos retrase... que se pueda producir esto en un servicio me preocupa mucho.

 

Vamos a tirar de optimismo y pensar que 2021 será un año algo más normal que 2020 ¿qué objetivos se marca el Servicio de Extinción de Incendios para el el futuro inmediato?

 

Soy realista y la realidad me lleva a pensar que no vamos a tener una normalidad hasta bien entrado 2021 o incluso 2022. Durante 2021 habrá recaídas y Ceuta no cuenta con otro servicio de bomberos, somos el único, es por eso que nosotros tendremos que seguir manteniendo unas líneas de trabajo, unas medidas de protección que garanticen que podamos seguir cumpliendo nuestra misión... porque servicio de bomberos nada más que hay uno, por eso tendremos que mantener el mayor tiempo posible las medidas de prevención, incluso ser más precavidos que la ciudadanía en general.

 

Si verdaderamente 2021 nos devolviera algo de la vieja normalidad, después del verano empezaríamos campaña escolar 2021/22, volveríamos a la formación, saldríamos fuera a participar en actividades que pretenden mejorar nuestras intervenciones... en definitiva, intentaríamos retomar todo aquello que ha quedado parado este año.

 

 

Miguel Ángel Ríos: “el que quiere delinquir, acaba haciéndolo, haya o no pandemia”
Comentarios