viernes. 08.12.2023

Seis meses después de que la reforma de la conocida como Ley del solo sí es sí se aprobara en las Cortes Generales, gracias al acuerdo entre el PP y el PSOE, este viernes, Vox ha decidido volver a poner en el asunto sobre la mesa en el pleno de la Asamblea. Lo ha hecho de la mano de la que fuera diputada en el Congreso durante la pasada legislatura, ahora representante de la formación en la Asamblea, que ha vuelto a insistir en lo “nefasto” de una ley que, tras su aprobación y antes de la mencionada reforma, permitió rebajas de condena a más de 1.200 agresores sexuales y la excarcelación de 121 de ellos antes del tiempo previsto en su condena inicial.

Unas cifras que ya hace meses generaban no poca polémica en el conjunto de la sociedad y que acababan obligando al Gobierno de Sánchez a apoyarse en el PP para la reforma de una parte de esta ley que, en palabras de la diputada de Vox, “pretendía proteger la libertad de las mujeres poniendo el consentimiento en el centro y ha tenido el efecto contrario” al no tener en cuenta el Gobierno de la Nación, y más concretamente el Ministerio de Igualdad, las advertencias de diversos especialistas en la materia sobre las consecuencias jurídicas que podían derivarse de la misma.

Con el argumento de las rebajas de condenas y las excarcelaciones es con el que la representante de Vox en la Asamblea ha pretendido que se aprobara una propuesta que reclama ahora, más de medio año después de que la ley se reformara, que sea la Asamblea de Ceuta, con competencias meramente locales, la que exija que se derogue la ley del solo sí es sí y la dimisión en bloque del Gobierno de la Nación.

Tal y como era previsible, la propuesta se ha encontrado con el voto en contra de toda la Asamblea. Desde los socialistas, que han calificado la propuesta de demagógica y alejada del interés general de los ceutíes, pasando por MDYC, quien la considera una mera “cortina de humo” para evitar que se hable de escandalos de Vox como el que señala que desviaron 11 millones de euros del partido a fundaciones y empresas de sus líderes, hasta el Partido Popular, que ha recordado que fue gracias a su apoyo que la ley fue modificada mientras que Vox, en el Congreso, no hacía nada para solucionar la grave crisis generada.

Una negativa que no ha sentado nada bien a Vox y su diputada que han tratado de erigirse como únicos defensores de las mujeres frente a la “hipocresía” de los grupos, de la “ideología de género” y garantes del endurecimiento de las penas. Unas palabras que llegan de un grupo que se ha negado de forma reiterada a participar en los minutos de silencio con los que se condenan los asesinatos machistas que se producen en nuestro país.

La Ley del Sí es Sí y la hipocresía: Vox contra el mundo seis meses después de la...