miércoles. 24.07.2024

Uno de los acusados por cohecho en el proceso abierto por la venta irregular de viviendas públicas, el conocido como Caso Emvicesa, ha implicado al exgerente de la sociedad municipal y principal acusado en la causa, Antonio López, en el cobro de dinero por facilitar el acceso a estas casas. Según Bilal C., uno de los identificados como «clientes» de la red, López le devolvió en persona y en metálico 3.500 de los 8.000 euros que abonó a un intermediario.

Bilal y Fátima eran matrimonio en el momento en el que Mohamed, el policía portuario imputado como presunto intermediario de la red, se cruzó en sus vidas. La necesidad de conseguir una vivienda movió a Bilal a recurrir a quien, según se rumoreaba, disponía de los contactos necesarios para facilitarle el acceso a una vivienda. «Hablé con Mohamed el portuario, lo conocía, sabía que se manejaba por el ámbito de Emvicesa y que podía ayudarme – ha explicado el acusado- Fue a cambio de 8.000 euros, que pagué en mano».

Fátima aparecería posteriormente en la denominada «lista fantasma», una relación de adjudicatarios de vivienda cuya publicación dinamitó el escándalo en Emvicesa y abrió la investigación. La mujer ha defendido su inocencia con un alegato contra quienes trataron de hacer negocios con las urgencias de personas vulnerables.  «Me parece aberrante que un ciudadano que cumple todos los requisitos se vea incitado a hacer cosas como esta para poder ejercer su derecho a tener una vivienda: se han aprovechado de las necesidades de las personas», ha censurado Fátima.

Otros acusados por cohecho han coincidido al asegurar que el policía portuario que ejercía presuntamente como intermediario de la red les confió que quien estaba en posesión de su dinero era una persona a la que identificó como Antonio.

 

Un acusado sostiene que López fue quien le devolvió parte del dinero que pagó para...